Premio Espiral Edublogs

Premio Espiral Edublogs

miércoles, 6 de abril de 2016

LA FORMACIÓN INICIAL DEL PROFESORADO: UNA ASIGNATURA PENDIENTE

                                                       * Procedencia de la imagen

Hace unas pocas semanas tuve el placer de reencontrarme con mis compañeros de la facultad de Magisterio, a los que no veía desde que terminamos la carrera, hace ya más de 15 años. Fue una fantástica jornada en la que compartimos nuestras experiencias como docentes y recordamos anécdotas de nuestro paso por la universidad. Y una de las conclusiones a las que llegamos, unánimemente, fue que la carrera solamente nos sirvió para obtener la titulación necesaria para acceder a la profesión... y empezar a aprender.

Haciendo un repaso a las asignaturas que conformaban nuestro plan de estudios, considero (al igual que mis compañeros) que solamente nos fueron útiles las materias propias de la especialidad, en nuestro caso "lengua extranjera". Sí pudimos aprender mucho y sacar provecho de "fonética y fonología", "semántica", "didáctica de la lengua extranjera", etc... En parte, también, porque tuvimos grandes profesores, implicados en su trabajo y con una gran dedicación. Sin embargo, ¿para qué nos sirvieron asignaturas como "Teorías e Instituciones Contemporáneas de la Educación"? Una asignatura totalmente teórica en la que el profesor nos obligó a comprar un libro escrito por él mismo, y que en clase solamente se dedicaba a leer en voz alta sus capítulos. Y tenemos varios ejemplos más de este tipo...

Han pasado los años. El sistema universitario ha implantado un Plan Bolonia, una gran oportunidad para reformar la institución y modernizar sus planes de estudio. Para ver la evolución habida en estos años, accedo a la página web de la universidad de Alicante, que es en la que yo estudié. Lo primero que veo es que la facultad ya no es de magisterio, sino de educación. Veo que ya no estudias una diplomatura, sino un grado, y que, por tanto, se ha pasado de tres a cuatro años. Observo también, esta vez con cierta pena, que han desaparecido las especialidades como tal, pasando a ser menciones dentro de unos estudios generales. Mi esperanza, pues, pasa por ver el Plan de Estudios, por si acaso se han eliminado ya asignaturas que no aportan nada y se han sustituido por otras más modernas, actuales y con un contenido que de verdad sea útil a los futuros docentes. Elijo, como muestra, la misma facultad de la universidad de Alicante en la que estudié yo, y otras dos universidades al azar. Aquí os dejo los enlaces a sus planes de estudio:

Plan de Estudios Universidad Alicante
Plan de Estudios Universidad Murcia
Plan de Estudios Universidad Madrid

A grandes rasgos, la composición es la misma en las tres facultades. Y, tristemente, también es muy similar todavía a lo que estudié yo, con la importante salvedad ya comentada de que ahora son cuatro años en lugar de tres, para tener un grado en vez de una diplomatura. En cuanto a las asignaturas que conforman la titulación, apenas se ha evolucionado en estos quince años. ¡Qué lástima!

Una auténtica y verdadera renovación pasaría por incluir en el temario asignaturas que luego puedan llevar a la práctica en las aulas. Algunas ideas que se me ocurren son:
- Metodologías didácticas: ABP, Flipped Classroom...
- Aprendizaje con dispositivos móviles
- Creación de Recursos Educativos Abiertos
- Organización y desarrollo de tutorías con familias
- Resolución de conflictos
- Conocimiento de leyes no educativas que aplican en las escuelas: LOPD, derechos y deberes de familias desestructuradas...
- Otros...

Seguro que vosotros, docentes como yo, podríais sugerir otras cuantas asignaturas más en base a vuestra experiencia. Como suelo hacer, os animo a dejar vuestras propuestas en el cuadro de comentarios de esta misma entrada y fomentar el debate.


Licencia de Creative Commons
La formación inicial del profesorado: una asignatura pendiente by Enrique Peidro is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

2 comentarios:

  1. Estoy contigo. Más instrumentos didácticos y menos teoría estéril. Otra asignatura podría tratar acerca de materiales manipulativos útiles como alternativa a los libros. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar